Pensó Que Se Había Mordido

Todos en algún momento nos hemos mordido sin querer la lengua, pero la protagonista de nuestra historia se llevó una gran sorpresa a pesar que imaginaba que se trataba de una tontería.

Generalidades de la afección

Las lesiones en la boca son comunes, especialmente en los niños, y podrían involucrar los dientes, la mandíbula, los labios, la lengua, la parte interna de las mejillas, las encías, el techo de la boca (paladar duro y blando), el cuello o las amígdalas. A veces, las lesiones en la boca se ven peor de lo que son. Incluso un corte o una perforación pequeños dentro de la boca podrían sangrar mucho debido a que hay muchos vasos sanguíneos en el área de la cabeza y del cuello. El tratamiento en el hogar de las lesiones menores en la boca puede ayudar a detener el sangrado, reducir el dolor, ayudar a la sanación y prevenir infecciones.

Es posible que los dientes se lesionen durante una caída o una actividad deportiva. Es posible que un diente se salga a causa de un golpe (avulsión). Es posible que pueda volver a colocarse un diente permanente en su hueco (reimplante) si este se ha salido a causa de un golpe o si se ha arrancado de su hueco. Se necesitan primeros auxilios y cuidado dental inmediatos cuando un diente permanente se ha salido a causa de un golpe.

Una lesión podría hacer que un diente se agriete, se astille o se quiebre, o que un diente cambie de color. Además, un diente podría aflojarse o moverse en su lugar (luxación dental